ARCHIVOS ASOCIADOS
Sin archivos
TITULO PROYECTO
Variedades tradicionales de tomates, pimientos y ajíes en la era de los injertos: estímulo a su uso comercializando plantines, realzando su valor patrimonial y mejorando su potencial productivo a través del uso de injertos y el uso sustentable de los recursos.
Director Entidad ejecutora Fondo financiamiento Monto Periodo Estado
Ricardo Pertuze Concha Universidad de Chile FIA $218.354.059 2016-2019 En curso
En la horticultura chilena, los tomates, pimientos y ajíes han tenido un rol relevante en la cultura patrimonial, tanto para horticultores especializados, como para agricultores familiares e incluso urbanos, haciendo uso de una gran diversidad de variedades que, en muchos casos, fueron seleccionadas y adaptadas a condiciones específicas locales o se conocieron por las características que le otorgaron las zonas de cultivo, la genética o simplemente por su sabor o cualidades particulares. Hoy, gran parte de la horticultura intensiva basa su producción en altos rendimientos y monocultivo, donde se necesita el uso de fumigantes de suelo, como el prohibido bromuro de metilo u otros productos igualmente tóxicos y menos efectivos. Esta realidad exige a los mejoradores producir variedades competitivas, tanto en rendimiento como en resistencia o tolerancia a problemas fitosanitarios específicos; las tradicionales tienden a la baja producción y son más susceptibles a algunas enfermedades, y han sido desplazadaspor las modernas y no están disponibles en el mercado, a pesar de la diversidad que representan y que muchos las reconocen o recuerdan principalmente por sus características organolépticas. Por lo mismo, la agricultura familiar y urbana también se ha movido a estas nuevas variedades, limitando aún más el uso de las tradicionales, lo que podría reducir enormemente la diversidad que representan. Gracias a la persistencia de algunos guardadores y guardadoras de semillas, y de algunos bancos de germoplasma, se han podido conservar. Como una forma de rescatar las variedades tradicionales, el proyecto busca estimular su uso a través de la técnica de la injertación ya que permite mayor vigor a las plantas, las hace más productivas y, además, les da una mayor resistencia frente a problemas fitosanitarios del suelo y, en algunos casos, mayor tolerancia al estrés hídrico. Para ello se espera utilizar las variedades tradicionales conservadas en el Banco de Semillas Hortícolas de la Universidad de Chile y otras que se recuperen en el transcurso del proyecto, así como patrones mejorados o alternativas de patrones silvestres que se evaluarán. A través de un pequeño agricultor que se ha dedicado a la producción de plantas e innovaciones productivas, las semillas se multiplicarán orgánicamente, estableciendo un protocolo de injertación. Las plantas producidas se comercializarán como “plantas listas”, destacando la historia que hay detrás de estas semillas, los beneficios intrínsecos que puedan presentar y las bondades que los injertos pueden brindar a las variedades tradicionales.
Estimular el uso de variedades tradicionales de tomates, pimientos y ajíes, comercializando plantines, realzando su valor patrimonial y mejorando su potencial productivo a través del uso de injertos y el uso sustentable de los recursos.
Sin información